viernes, 10 de abril de 2009

¿Publicidad de los actos de gobierno o publicidad de los gobernantes?

.
La imagen que antecede es una muestra de uno de los muchos carteles que pueblan las autopistas, rutas y caminos de nuestro país anunciando la realización de obras viales por parte del gobierno nacional. Siempre me pregunté cual era la necesidad de que el gobierno ponga carteles anunciando sus obras, si el motivo para el cual lo elegimos no es para que diga lo que hace, sino para que simplemente lo haga del modo más eficiente y discreto posible.
.
Alguno que ya me tenga junado por contrera podría decirme, "pero Dieguito, es que es importante que la gente sepa lo que el gobierno hace, que tenga datos para poder controlar la gestión de gobierno". Está bien: argumento aceptado. Podemos llegar a coincidir en que es necesario, por imperio del principio republicano de la publicidad de los actos de gobierno, que en materia de obras públicas se publiciten aspectos tales como el costo, la duración de la obra, la contratista adjudicataria, etc., a efectos de que la ciudadanía pueda controlar la gestión de sus gobernantes, el cumplimiento de las normas en materia de contrataciones, la ejecución del presupuesto, etc. Todos esos aspectos no surgen "de la obra misma" y entonces quizá no esté de más poner un cartelito que los informe. Después de todo, por más que vea una ruta recién pavimentada, o la plaza del barrio con los rosales en flor y la cancha de bochas pipí cucú, no viene mal saber cuanto nos costó, a quien le fue adjudicada y cuanto tardó la obra en cuestión.
.
Ahora bien, la publicidad del acto de gobierno, en mi escasa intelección de rústico abogado, se termina precisamente, en la publicidad del acto en si. Publicitar el acto de gobierno es algo totalmente distinto de publicitar al gobernante. Por eso carteles como el que ilustran este artículo logran irritarme al punto de producirme una moderada caída del cabello. ¿Quien le dió el derecho a la presidente a utilizar el dinero destinado a las obras públicas para hacer una publicidad tan descarada de su persona? Obsérvese el espacio destinado en el cartel a aclarar el nombre de la ocupante circunstancial de la primera magistratura, el tamaño de la tipografía utilizada y la frase marketinera "plan obras para todos los argentinos" (parece que esta vez se olvidó de "las argentinas"), en comparación con el pequeño y marginal lugar que ocupa el anuncio de la obra en si (ahí abajo a la derecha, en chiquitito). Evidentemente, anuncios así desvirtúan absolutamente la finalidad para la cual fue concebida la idea de la "publicidad de los actos de gobierno", puesto que la publicidad del acto en si es apenas insignificante (y creánme que de la ruta ni se ve) en comparación con la descarada propaganda política que representa el cartel.
.
Casos como este, a los que son particularmente afectos los gobernantes que representan al histórico partido fundado por "el Pocho", no son otra cosa que un lamentable ejemplo del desvío de los fondos públicos para servir a intereses partidarios o personales. Porque para controlar la obra de gobierno no hace falta tener en letras gigantes el nombre de la Sra. Cristina Fernández, sino que bastaria con una pequeña leyenda que diga "Presidencia de la Nación", la cual podría además ocupar un espacio bastante más modesto que el aviso de obra. Creo que sería demasiado pedir una ley que prohíba específicamente hacer referencia al nombre de cualquier funcionario en todo tipo de anuncio gráfico o audiovisual pagado con fondos públicos y que publicite un acto de gobierno. Pero al menos sería un avance que no tengan el descaro de utilizar el presupuesto del Estado para hacer propaganda política tan evidente.
.
Y ya que estamos para el mangazo utópico, tampoco estaría de más pedir que algún fiscal o juez recuerden un articulito perdido en el Código Penal que dice:
.
ARTICULO 260. - Será reprimido con inhabilitación especial de un mes a tres años, el funcionario público que diere a los caudales o efectos que administrare una aplicación diferente de aquella a que estuvieren destinados. Si de ello resultare daño o entorpecimiento del servicio a que estuvieren destinados, se impondrá además al culpable, multa del veinte al cincuenta por ciento de la cantidad distraída.
.
En definitiva, utilizar la publicidad de los actos de gobierno como medio de propaganda política no sólo atenta contra el buen gusto y la sana competencia electoral (puesto que permite a algunos partidos contar con recursos extras detraídos del erario público y sobre los cuales no deben rendir cuentas), sino que implica una auténtica malversación de fondos públicos (levemente) castigada por nuestro Código Penal. ¿Alguien tomará nota de ello?
.
.

6 comentarios:

Ramiro dijo...

Interesante, Diego... La ADC realizo un un trabajo sobre el tema, diciendo cuales son los Principios Basicos que deberian regir la publicidad de los actos de Gobierno. Para los que les interese el tema, ver:

http://www.censuraindirecta.org.ar/sw_contenido.php?id=139

Saludos.

Dieguistico! dijo...

Ramiro, gracias por el link. Lo agregué como postdata al artículo, porque me pareció interesante.

Pussylanime dijo...

pero Dieguito... es una forma de contrarrestar el vale-tudo de la prensa (libertariana) irresponsable y apatrida

Pussylanime dijo...

...uy que feo sono eso de contrarrestar...
Equilibrar, digamos mejor...

Pussylanime dijo...

"Alguno que ya me tenga junado por contrera"

...soy sincero, desde que tengo acceso a internet, primero me hizo gracia, y despues me quedo claro que cierta clase de personas (la derecha conserva bah) estaban en la lona desde que habian supuestamente asumido para si la posicion "politicamente incorrecta"...
"El mundo esta dado buelta" me dije mientras me cagaba de risa

Dieguistico! dijo...

Pussy, si fueran auténticos peronistas, a la prensa gorila le contestarían cumpliendo con el clásico aforismo justicialista "mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar". No hace falta gastarse la plata en carteles pudiendo dedicarla a comprar insumos en hospitales, útiles en escuelas, etc.
Hubieras avisado antes que la derecha conservadora está en la lona (pensé que con este gobierno filofascista estaban de parabienes). Cuando necesites pegame un tubazo y te tiro unos mangos.